Calvo también expolia en el Sahara Occidental
calvo_aaiun.jpg

Las actividades de una de las empresas conserveras más importantes de España no son tan claras como nos quieren hacer creer.
Publicado: 16.06 - 2008 22:07Version de la impresora    
Calvo opera ilegalmente en el Sahara Occidental, aprovechándose de los bancos de pesca saharaui, fundamentalmente sardina y caballa, de las que se abastece desde el puerto de El Aaiun, capital del Sahara Occidental. Si bien estos dos productos son los que más comercializan, también están haciendo pruebas con otros productos como el mejillón.

Calvo tiene establecida una importante infraestructura en El Aaiun, donde es dueña de naves conserveras y congeladoras del pescado que obtiene ilegalmente. El número de trabajadores es de unos 430, de los que 400 son mujeres en la línea de producción, que cobran en torno a los 150 € mensuales, el 98% de ellas marroquíes; el resto, 4 guardias (con salarios de unos 200 € mensuales), conductores (cobran unos 250 € mensuales), técnicos, administrativos (unos 5, que cobran unos 350 € mensuales), además del jefe de producción (alrededor de 1000 € mensuales).

La conducta ética de Calvo es altamente reprobable. No sólo comercia con la pesca ilegal del Sahara Occidental sino que, además, declara en su información que los productos son de origen marroquí o, como indican en su página web (http://www.calvo.es/_es/grupo/g_fabricas.asp), que sus instalaciones de El Aaiun se encuentran en Marruecos. Recordemos que ningún país ni institución ha reconocido la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental.

Western Sahara Resource Watch ha enviado una carta al Presidente de Calvo, D. José Luis Calvo Pumpido, exigiendo inmediatamente el cese de las actividades de Calvo en los territorios ocupados del Sahara IOccidental. La carta, que podéis descargar aquí, se cita a continuación:

Western Sahara Resource Watch

Madrid, 21 de Mayo de 2008

GRUPO CALVO CONSERVAS PESCA.
CARRETERA A Coruña-Fenesterre Km. 34,5
Coruña                                                                                                                                                                                    
CARBALLO, XUNTA DE GALICIA

A la atención de D. José Luis Calvo Pumpido, Presidente.

Estimado Sr. Calvo Pumpido

Western Sahara Resource Watch (WSRW), una red internacional de vigilancia y observación de los Recursos Naturales del Sahara Occidental, por la presente carta solicita al GRUPO CALVO CONSERVAS Y PESCA la inmediata suspensión de la explotación y exportación de todos los tipos de pescados en los caladeros de pesca que estén en las aguas situadas al sur del paralelo 27º 40´ N, territorio del Sahara Occidental.

Western Sahara Resource Watch ha estado prestando atención a las actividades llevadas a cabo, por parte de GRUPO CALVO CONSERVAS Y PESCA y a través de acuerdos con el ministerio de pesca marítimo de Marruecos, relativos a recursos de pesca en los caladeros de El Aaiun, Dakhla, Boujdour, La Guera, en el Sahara Occidental. Queremos indicarles que los recursos naturales del Sahara Occidental no son propiedad de Marruecos, potencia ocupante del territorio, e insistimos rotundamente en que dichas actividades relacionadas con los recursos pesqueros del Sahara Occidental son absolutamente inmorales y políticamente controvertidas, suponiendo además una violación de la ley internacional.

Como Vds. probablemente saben, la mayor parte del territorio del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos desde 1975 y, desde entonces, la mayoría de la población saharaui está viviendo en los campos refugiados en el desierto de Argelia. Estos refugiados viven en condiciones que empeoran cada año que pasa. Un estudio que será publicado por una ONG que trabaja en los campamentos, indica que más del 17% de los niños sufre de malnutrición esperando una solución del conflicto, pero Marruecos se niega a poner en marcha los acuerdos de paz acordados y firmados por ambos gobiernos, el marroquí y el saharaui. En estos momentos el conflicto está en un proceso de negociaciones mediadas por las Naciones Unidas entre Marruecos y el Frente Polisario.

Mientas la mayoría de la población Saharaui huía de la invasión marroquí, una minoría de la población saharaui permanece en los que ahora son territorios ocupados por Marruecos, donde  prevalecen las violaciones de los derechos humanos. Es evidente que, ni los saharauis que se quedaron en los territorios ocupados, ni los que se marcharon a los campos refugiados, se están beneficiando de la explotación de los recursos de pesca ni del empleo en la industria de conservas, condición exigida por el derecho internacional en materia de explotación de los recursos naturales de un Territorio No autónomo.

Sr. Calvo, con el negocio de la pesa en los caladeros del Sahara Occidental, su empresa da la impresión de otorgar  legitimidad a la presencia ilegal de Marruecos en el territorio del Sahara Occidental e incumple el derecho internacional, el cual nunca ha reconocido la soberanía o jurisdicción del reino de Marruecos sobre el territorio del Sahara Occidental, lo que significa que Marruecos es una potencia ocupante del territorio. Esto implica la explotación de los recursos de la pesca también contribuye a la financiación de Marruecos de sus altos costes militares de la ocupación. El gobierno saharaui en el exilio, llamado República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y reconocido por más de 80 países en el mundo, ha condenado en multitud de ocasiones la participación comercial internacional en el Sahara Occidental.

Una declaración  publicada el 29 de enero de 2002 por el Sub-Secretario General para Asuntos Legales de Naciones Unidas, Hans Corell, revisa la legalidad de Marruecos “ofreciendo y firmando contratos con compañías extranjeras para la exploración de los recursos minerales en el Sahara”. Por favor lean dicha opinión adjunta a esta carta.

Recopilando la ley internacional en la materia, el Sr. Corell hace énfasis en que “la Asamblea General  ha condenado la explotación y el robo de los recursos naturales o cualquier actividad económica que vaya en detrimento de los intereses de la población de los Territorios No Autónomos y les prive de sus legítimos derechos sobre sus recursos naturales”. Su conclusión final es que “si continúan las actividades de exploración y explotación de los recursos naturales sin considerar los intereses y deseos de la población saharaui, se estarían violando los principios de la ley internacional aplicable a las actividades de los recursos minerales en Territorios No Autónomos”. Todo apunta al hecho de que la explotación de la pesca y la industria de las conservas de pesca  no responden ni a los intereses ni a los deseos de los saharauis.

Corell también  manifestó que a Marruecos no se le considera la potencia administrativa  legal del territorio. El Sahara Occidental es, sin embargo, lo que se da en llamar Territorio No Autónomo, y la cuestión del Sahara Occidental se está dirimiendo en las Naciones Unidas, siendo declarado como pendiente de una descolonización basada en el derecho internacional de la autodeterminación. Esto implica que el gobierno de Marruecos, bajo ningún concepto, tiene derecho alguno a actuar en el nombre de los habitantes del territorio ocupado.

Corell dijo que, aunque en último término esa explotación pudiera justificarse, debería hacerse claramente en beneficio de los intereses de crecimiento del pueblo afectado y tomando en consideración sus deseos. El Frente Polisario, como único representante internacionalmente reconocido del pueblo del Sáhara Occidental ha demostrado claramente que no estamos ante tal supuesto. Los principales beneficiarios de la explotación de la pesca y la industria de las conservas de pescados, son las empresas pesqueras que controlan la pesca del Sahara Occidental, la mayor parte de ellas, marroquí o españolas. De entre los trabajadores pesqueros que se están beneficiando del negocio del pescado saharaui, la mayoría son colonos marroquíes ilegalmente establecidos y no la población autóctona saharaui.

En un estudio complementario, el abogado canadiense Jeffrey J. Smith, concluyó que las leyes relativas a las aguas territoriales dan a cada Estado una zona económica exclusiva, que la zona del Sáhara Occidental es relativamente fácil de calcular y que el Derecho Internacional es claro acerca de los derechos dentro de esa zona: “Esa área y los recursos oceánicos que se hallan en la misma deben permanecer libres de uso y explotación hasta que el derecho a la libre determinación del Sáhara Occidental se haya podido realizar”

Es un hecho que varios antiguos inversores en el Sahara Occidental han reconocido el gran dilema ético, político y legal como participantes en la explotación de los recursos naturales del Sahara Occidental. Por ejemplo, siete accionistas europeos se desligaron de la compañía petrolífera norteamericana Ker-McGee, por valor de unos de 80 millones de dólares, por motivos éticos. Kerr-McGee tenía un acuerdo reconocido con la compañía petrolera estatal marroquí ONHYM para exploración de petróleo en las costas del Sahara Occidental. El gobierno de Noruega publicó una excelente declaración ética sobre la inmoralidad de sus proyectos de explotación de petróleo en el Sahara Occidental, declarando que “A través de sus actividades de exploración, Kerr-McGee probablemente permitirá que Marruecos explote los recursos de petróleo de la zona. El Consejo Ético indicó que este tipo de actitudes conlleva particularmente una seria violación de las normas éticas fundamentales, por ejemplo, porque fortalecería  la reclamación de la soberanía marroquí sobre el territorio y, por tanto, contribuir a minar el proceso de paz establecido por las Naciones Unidas”.

Les recomendamos a ustedes lean las declaraciones del gobierno de Noruega, adjuntas a esta carta.

Otra compañía petrolífera, TGS-Nopec, perdió cerca de 30 accionistas en 2002- 2003, hasta que suspendieron sus actividades en los territorios del Sahara Occidental. Siete compañías petrolíferas extranjeras se han marchado a día de hoy del Sahara Occidental como consecuencia de nuestros diálogos con sus accionistas, con los sindicatos, socios financieros, medios de comunicación, administraciones portuarias, autoridades nacionales, etc.

De hecho, la mayor compañía de fertilizantes del mundo, YARA, decidió suspender su comercio de fosfatos procedentes de Bu Craa en el Sahara Occidental en 2005 y, la empresa española IBERDROLA decidió paralizar sus planes de explotar la energía eólica en El Aaiun, Sahara Occidental en 2007.

Esperamos que GRUPO CALVO CONSERVAS Y PESCA comprenda y esté convencido de la gran importancia de los asuntos éticos asociados a estas actividades, los cuales nunca podrán ser reemplazados por intereses económicos.

WSRW, urge y anima a su empresa a seguir el ejemplo de las compañías que han suspendido sus actividades en el Sahara ocupado. Asuman su compromiso, fomenten la responsabilidad social y suspendan inmediatamente la importación de la pesca y actividades de la industria de las conservas en el  Sahara Occidental.

Estaríamos encantados de mantener con Vds. una reunión en un futuro próximo y presentarles toda la información que consideren necesaria.

En caso de que GRUPO CALVO CONSERVAS Y PESCA necesite más información sobre el Sahara Occidental, su situación legal, las opiniones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la situación de los refugiados o las graves violaciones de los Derechos Humanos ejecutadas por el gobierno de Marruecos en las zonas ocupadas, por favor no duden en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderles.

Quedamos a la espera de sus noticias. Mientras tanto, reciban un cordial saludo

Se ha enviado copia de esta carta a:

- Sus accionistas: CaixaNova, Caja Burgos y Caja Castilla La Mancha.
- Ministerio de Medio Ambiente, Medio rural y Marino.
- Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación.
- Comisario Europeo de Pesca.
- Sucursales de Calvo:
- Grupo Calvo, Madrid.
- Luis Calvo Sanz  SA, Madrid.
- Fábrica en el Sahara Occidental.
- Oficina en Casablanca.


Hay también otras importantes empresas conserveras española, como Jealsa (comercializa conservas Rianxeira), que, asociada con una empresa marroquí, lleva la misma política de expolio que Calvo, con una línea de producción similar. También se encuentra en el puerto de El Aaiun.

    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.
Informe – La energía verde marroquí usada para el expolio del Sahara

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi