CEAS denuncia la ilegalidad del acuerdo de pesca UE - Marruecos
La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, en una carta dirigida al Parlamento Europeo, ha recordado la ilegalidad de los acuerdos pesqueros UE-Marruecos, por incluir las aguas del Sáhara Occidental.

(Fuente: SPS)
Publicado: 24.11 - 2011 21:15Version de la impresora    
La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, en una carta dirigida al Parlamento Europeo, ha recordado la ilegalidad de los acuerdos pesqueros UE-Marruecos, por incluir las aguas del Sáhara Occidental.
 
CEAS-Sáhara ha mostrado su preocupación por la vigencia del llamado Acuerdo de Colaboración en el Sector Pesquero entre la Comunidad Europea y el Reino de Marruecos.
 
CEAS-Sáhara, que ha iniciado una campaña de presión secundada por todo el movimiento asociativo, la inclusión de aguas pertenecientes al territorio del Sáhara Occidental no está reconocida por la legalidad internacional.  
 
Una Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de 1999 sobre recursos naturales en territorios no autónomos, y un dictamen legal elaborado para el mismo organismo, que en 2002 estableció que la actividad sobre los recursos naturales del Sáhara Occidental es ilegal en tanto en cuanto se realiza “haciendo caso omiso a los intereses y deseos del pueblo del Sáhara Occidental”.
 
El propio autor del dictamen, Hans Corell, mostró tiempo después su malestar por la escasa atención prestada por la UE, afirmando que “es evidente que un acuerdo en el cual no se hace distinción entre las aguas limítrofes que separan el Sáhara Occidental y las de Marruecos viola el Derecho Internacional”, agregando “como europeo, me siento avergonzado”.
 
Los países de la UE decidieron prorrogar el actual acuerdo pesquero con Marruecos hasta febrero de 2012, aunque esta prórroga todavía necesita el consentimiento de la Eurocámara, que por el momento bloquea la decisión. Aún así, los barcos europeos pueden seguir faenando en las aguas saharauis.
 
El régimen actual concede 119 licencias a la flota comunitaria -de las que un centenar son para España, sobre todo para barcos andaluces y canarios- a cambio de una compensación de 36,1 millones de euros anuales.
 
El expolio de recursos naturales constituye uno de los frentes de batalla del movimiento solidario español con el pueblo saharaui y la existencia de este tipo de acuerdos viene siendo denunciada desde hace años por organizaciones internacionales como Western Sahara Resource Watch (WSRW). Con esta campaña CEAS-Sáhara pretende presionar a los Eurodiputados de cara a futuras votaciones para “actuar con justicia, dejando de lado intereses nacionales o partidistas”. (SPS)

    


EN ES FR DE AR

La mayor parte del Sahara Occidental está ocupado por Marruecos. Negociar con compañías o autoridades marroquíes en los territorios ocupados es dar señales de legitimación de la ocupación. También da oportunidades laborales a los colonos marroquíes y beneficios al gobierno marroquí. Western Sahara Resource Watch urge a las compañías a que abandonen el Sahara Occidental mientras no se encuentre una solución al conflicto.

¡Colabora con WSRW!

tn_sjovik_demo_610.jpg

Western Sahara Resource Watch trabaja por defender los derechos del pueblo saharaui a disfrutar de sus recursos naturales. Para poder hacer aún más necesitamos tu apoyo económico.
Informe – La energía verde marroquí usada para el expolio del Sahara

tn_poweringplunder_esp_610.jpg

Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.

WSRW.org Archivo de noticias 2016
WSRW.org Archivo de noticias 2015
WSRW.org Archivo de noticias 2014
WSRW.org Archivo de noticias 2013
WSRW.org Archivo de noticias 2012
WSRW.org Archivo de noticias 2011
WSRW.org Archivo de noticias 2010
WSRW.org Archivo de noticias 2009
WSRW.org Archivo de noticias 2008
WSRW.org Archivo de noticias 2007
WSRW.org Archivo 2004 - 2006


Suscríbete a nuestro boletín:









Esta página web se ha construido gracias a la ayuda económica del sindicato noruego Industri Energi