Agricultura en el desierto ocupado
5f17080ef1fbf_Z2 - AGRICULTURE -Plantation- Azura växthusproduktion av tomater i Dakhla

El cultivo de frutas y verduras en el desierto destruye los depósitos de agua no renovable y da empleo a miles de colonos del vecino país Marruecos.

21 July 20

Western Sahara Resource Watch (WSRW) ha identificado hasta ahora 12 sitios agrícolas en las cercanías de la península de Dakhla, situada a lo largo de la costa media del Sáhara Occidental ocupado. Los tomates y los melones son los principales cultivos de la zona, y los tomates cherry - que dan entre 80 y 120 toneladas por hectárea - ocupan la mayor parte de la producción, destinada a la exportación. Hoy en día, cuatro grandes empresas agroindustriales cultivan las plantaciones de Dakhla: Rosaflor, Soprofel, Azura y Les Domaines Agricoles.Todas son propiedad del rey marroquí, de poderosos conglomerados marroquíes o de empresas francesas, que venden sus productos bajo marcas como Azura, Idyl, Etoile du Sud y Les Domaines Agricoles.

A partir de 2021, se supo que algunas de estas mismas empresas también iniciaron la producción de arándanos en los territorios ocupados.

Marruecos ha convertido la industria agrícola del Sáhara Occidental en una fuerza impulsora para poblar el territorio con colonos marroquíes. Como lo confirmó un miembro del parlamento marroquí que es copropietario de una granja en Dakhla, los trabajadores se traen desde Marruecos.

La agricultura en el desierto no es una actividad sostenible: es increíblemente intensiva en agua. Las reservas de agua subterránea en la zona de Dakhla, que deberían utilizarse en beneficio de las personas que viven allí, se están agotando por la agroindustria, como también lo confirman cables diplomáticos de los Estados Unidos que se han filtrado.

Los productos se encuentran en los supermercados de toda Europa. Varias cadenas europeas, como las de Suiza, Suecia, Finlandia y Noruega, tienen políticas explícitas que les impiden comprar productos agrícolas del Sáhara Occidental. Un reto para los importadores ha sido que los tomates producidos en Dakhla se transportan a Agadir por tierra, donde las unidades de exportación tratan tanto los tomates cultivados en Marruecos propiamente dichos como los producidos en Dakhla.

El gobierno marroquí ha encargado a la empresa francesa ENGIE la construcción de una planta desaladora para la industria. Para defender sus operaciones, ENGIE se refiere a un controvertido estudio realizado por la empresa Global Diligence.

Desde el cambio de siglo, las plantaciones de Dakhla han estado en auge. Entre 2003 y 2005, se utilizaron unas 150 hectáreas de infraestructura agrícola. Para 2010-2012, la superficie ha aumentado a 841 hectáreas. En 2016, se estima que se utilizaban 963 hectáreas. Lea la anotación de investigación de WSRW "La expansión de la infraestructura de las plantaciones en el Sáhara Occidental ocupado 2003-2016".

El momento del primer auge agrícola es notable. El gran aumento de las hectáreas cultivadas se produjo en el momento en que Marruecos y la UE negociaban una ampliación del acuerdo comercial UE-Marruecos, liberalizando el comercio de frutas y hortalizas. El gobierno marroquí y las empresas marroquí-francesas implicadas parecían esperar que el acuerdo comercial se llevara a cabo. Después de todo, la UE es el principal mercado para los productos agrícolas cultivados en Dakhla, como se documenta en el informe de WSRW de 2012 "Etiqueta y Responsabilidad".

El acuerdo, a menudo denominado "acuerdo sobre agricultura" entre la UE y Marruecos, entró en vigor en octubre de 2012. Sólo unas semanas después, en noviembre de 2012, la representación del pueblo saharaui, el Frente Polisario, interpuso una demanda contra el Consejo de la UE, en la que pedía la anulación de la decisión del Consejo por la que se concluía el acuerdo de agricultura con Marruecos. En diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que el Sáhara Occidental era un territorio "separado y distinto" de Marruecos y que, como tal, no podía aplicársele ningún acuerdo comercial o de asociación con Marruecos, sin el consentimiento expreso del pueblo del territorio: el saharaui.

La sentencia enfureció al gobierno marroquí. El 6 de febrero de 2017, el ministro de Agricultura de Marruecos emitió una declaración en la que advirtió que cualquier obstáculo a las exportaciones agrícolas y pesqueras de su país a Europa podría renovar las "corrientes migratorias" que Rabat había "gestionado y mantenido" con "un esfuerzo sostenido". 

La Comisión Europea respondió con una flagrante falta de respeto a la sentencia del Tribunal de la UE y comenzó las negociaciones con Rabat para asegurar sus importaciones del Sáhara Occidental en el marco del acuerdo comercial entre la UE y Marruecos". Se introdujo una enmienda al acuerdo, que incluía explícitamente al Sáhara Occidental en su ámbito geográfico. Los saharauis no se les preguntó ni una sola cosa. En lugar de solicitar su consentimiento, la Comisión de la Unión Europea emprendió una consulta con representantes de las instituciones políticas y las empresas marroquíes. Los saharauis expresaron su oposición al acuerdo tanto a través del Frente Polisario como de grupos de la sociedad civil, que luego la Comisión de la UE presentó falsamente como si hubiera consultado a los saharauis. En 2020, WSRW escribió un informe sobre la renovación del acuerdo

El acuerdo comercial enmendado está ahora de nuevo sujeto a procedimientos legales con el Tribunal de Justicia de la UE.

La oposición a las importaciones agrícolas de la UE procedentes del Sáhara Occidental no sólo proviene del pueblo del Sáhara Occidental, sino también de los agricultores europeos. En particular, los agricultores de los países de Europa meridional, como España, han manifestado "su preocupación por el aumento del volumen de las producciones importadas del Sáhara Occidental como productos marroquíes. Causan un gran daño a los productores españoles, ya que esos volúmenes se solapan con nuestros programas de producción y están destinados a los mismos mercados".

La asociación de agricultores españoles señaló que las exportaciones del Sáhara Occidental a Europa constituirían una "competencia desleal, dado que sus menores costes se basan en una reglamentación muy permisiva en lo que respecta a las condiciones laborales, la cobertura social y los salarios de los trabajadores, o la aplicación de normas fitosanitarias, de seguridad y calidad alimentaria, etc. Además, también es un caso de fraude para los consumidores europeos, cuyos derechos no se respetan ya que no dispondrán de información fiable sobre el origen real de esas frutas y verduras importadas."

Cuando en 2018 la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo aprobó un acuerdo comercial revisado entre la UE y Marruecos para productos agrícolas, la comisión señaló que dicho acuerdo con Marruecos sólo tendría aspectos negativos para los agricultores de la UE. Sin embargo, votaron a favor de la misma. Lea más sobre ese extraño voto aquí.

Nuevo informe revela masiva industria agrícola en el Sahara ocupado

El nuevo informe "Conflict Tomatoes", publicado por WSRW hoy, revela un crecimiento masivo de la industria agrícola marroquí en el Sáhara Occidental ocupado y su comercio con la UE.

14 February 12

¿Sabes si tu verdulería habitual vende tomates de origen dudoso?

Hoy comienza la temporada de exportación del tomate marroquí. Pero algunos de los tomates que vas a encontrar muy pronto en tu verdulería, han sido cultivados de forma ilegal en un territorio ocupado militarmente por Marruecos. ¿Has encontrado tomates de este tipo? Ayúdanos a localizarlos en tu verdulería de confianza.

30 September 13

La UE promueve la importación ilegal de productos agrícolas saharauis

Western Sahara Resource Watch publica la versión española de un informe que desvela que la UE permite y promueve la importación ilegal de productos agrícolas procedentes de explotaciones agrícolas del Sahara Occidental ocupado pertenecientes a grandes holdngs marroquíes, algunos de ellos ligados directamente al monarca marroquí Mohamed VI.
24 September 12

Consumidores UE contribuyen involuntariamente a mantener la ocupación

El nuevo informe de Western Sahara Resource Watch, hecho público hoy, demuestra en qué modo los productos de la controvertida agroindustria instalada en el territorio ocupado van a parar a la cesta de la compra de clientes de la UE que no son conscientes de ello.

18 June 12