Sobre nosotros

Investigamos y hacemos campaña acerca de las empresas y gobiernos que trabajan para los intereses marroquíes en el Sáhara Occidental ocupado.

Western Sahara Resource Watch (WSRW) trabaja en solidaridad con el pueblo del Sáhara Occidental, víctimas de la ocupación ilegal de su territorio por parte de Marruecos.

Arraigándose en el derecho internacional y apoyándose en los dictámenes clave del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y las opiniones jurídicas de las Naciones Unidas y la Unión Africana, Western Sahara Resource Watch sostiene que las operaciones comerciales en el territorio no autónomo solo pueden considerarse legal y políticamente defendibles si el pueblo saharaui las ha consentido.
 


Hacer negocios con Marruecos en la parte del Sahara Occidental que está ocupada ilegalmente fortalece la ocupación y complica el proceso de paz de la ONU:

-Contribuye financieramente a la ocupación.
-Ofrece oportunidades de trabajo a los colonos marroquíes.
-Da una señal de legitimidad política a la presencia militar ilegal de Marruecos en el territorio.

Por lo tanto, Western Sahara Resource Watch trabaja para presionar a las empresas involucradas para que se retiren. WSRW cree que comerciar e invertir en Marruecos es perfectamente legítimo, pero cualquier actividad de este tipo no debe aplicarse expresamente al Sáhara Occidental.

Hoy en día, WSRW está formada por voluntarios en más de 40 países, que juntos investigan y hacen campaña con respecto a las empresas extranjeras implicadas en el territorio rico en recursos. Creemos que la ocupación del Sáhara Occidental no se detendrá mientras se permita que Marruecos se beneficie de ella.

La organización opera desde Bruselas.

Así es como puede apoyar nuestro trabajo.

Origen
Western Sahara Resource Watch (WSRW) se estableció en 2005, con un conjunto de misiones, objetivos y demandas.

La organización surgió como respuesta a dos acontecimientos: en primer lugar, la oficina jurídica de las Naciones Unidas había establecido en 2002 que la reciente concesión de licencias petroleras por parte de Marruecos en el Sáhara Occidental era ilegal si no se tenían en cuenta los deseos del pueblo del territorio. En segundo lugar, las empresas de servicios sísmicos de Europa septentrional habían emprendido los primeros estudios geológicos en el territorio, como preparación para la primera exploración de petróleo de Marruecos en el Sáhara Occidental. A partir de 2002, grupos europeos de la sociedad civil pro-saharaui coordinaron esfuerzos para abogar por la aplicación de la opinión legal de las Naciones Unidas, y lograron la retirada de las empresas. Esta labor se realizó bajo el nombre de Coalición Internacional para la Protección de los Recursos Naturales en el Sáhara Occidental, que se convirtió oficialmente en el establecimiento de la WSRW en 2005.

A partir de 2006, WSRW estableció la campaña Fish Elsewhere (Pesca en otro sitio!) que se esforzó por impedir que la Unión Europea firmara un acuerdo de pesca con Marruecos que permitiera a los buques pesqueros con bandera de la Unión Europea pescar en aguas del Sáhara Occidental. Este trabajo culminó con la victoria en 2011 del Parlamento Europeo que rechazó el acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos.

A lo largo de los años, WSRW ha seguido de cerca la pesca, el petróleo y la industria de los fosfatos en el territorio.