Marruecos se deshace de la pesca excesiva en el Sáhara Occidental
Article image
WSRW ha recibido imágenes de pescado amontonado en el desierto cerca de la ciudad de Dajla para ocultar la sobrepesca. Las fotos fueron tomadas hace dos días.
Publicado 06 noviembre 2015


Estas imágenes fueron tomadas en la zona de Mheriz, al sur de la ciudad de Dajla, en el Sáhara Occidental ocupado. Fuentes locales afirman que "cientos de toneladas" se descartan "a causa de la pesca irregular de la flota marroquí, que recoge más de lo permitido, y aquí es descartada".

Aunque este particular incidente de descarte se atribuye a pescadores de Marruecos que intentan ocultar su pesca en exceso, otras flotas también son culpables de esta práctica destructiva. Hacia finales de 2013, WSRW recibió imágenes que mostraban un buque con bandera de Belice tirando por la borda capturas accidentales: un testimonio impactante de cómo Marruecos gestiona los recursos pesqueros del Sáhara Occidental.

La Unión Europea, que pesca de manera ilegal en el Sáhara Occidental ocupado a través de su Acuerdo de Asociación Pesquero con Marruecos, en enero de este año publicó la obligación de desembarcar. De esta forma, los pescadores de la UE están obligados a desembarcar las capturas no deseadas en lugar de tirarlas de nuevo al mar. Esta regla también se aplica a las aguas internacionales, que es la naturaleza jurídica de las aguas del Sáhara Occidental ocupado. Imágenes como las que se ven a continuación plantean la cuestión de si la obligación de desembarcar hace que la pesca sea más sostenible. Mientras que los pescadores de la UE pueden actuar de buena fe y desembarcar así las capturas no deseadas, todo pescado puede fácilmente ser abandonado en tierra, como parece ser una práctica común en Marruecos y en las zonas del Sáhara Occidental ocupadas por Marruecos.

En el pasado, WSRW también recibió fotos de los descartes en tierra, que muestran enormes cantidades de pescado no deseado pudriéndose en el desierto.

En la actualidad, Marruecos está ocupando la mayor parte del Sáhara Occidental, incluido el litoral. A través de la industria pesquera, Marruecos introduce muchos de sus ciudadanos en el territorio, lo que dificulta una solución al conflicto. La Corte Internacional de Justicia rechazó las reclamaciones de Marruecos sobre el territorio en 1975. Casi la mitad de la población del Sáhara Occidental vive refugiada en los campamentos del desierto argelino donde, periódicamente, uno de cada cinco niños sufre de desnutrición severa. Un fuerte contraste con el abundante pescado que está siendo abandonado en su patria ocupada.

8984discards_dakhla_21.10.15_a_610.jpg

bed7discards_dakhla_21.10.15_b_610.jpg

discards_dakhla_21.10.15_610.jpg

discards_dakhla_21.10.15_c_610.jpg

Greenpeace: El PE debe decir NO a la pesca en el Sahara Occidental

Greenpeace Internacional ha lanzado un informe en el que se documenta el aumento cada vez mayor de la flota marroquí privada en el Sáhara Occidental. La combinación de esa flota con un nuevo acuerdo de pesca de la Unión Europea con Marruecos no es sostenible, según Greenpeace, que pide al Parlamento Europeo que rechace la renovación del acuerdo para pescar en aguas del territorio ocupado.
02 diciembre 2013

Sahara: ¿Dónde está la sostenibilidad medioambiental?

La UE asegura que el acuerdo que pretende firmar con Marruecos es medioambientalmente sostenible. Las fotos de este artículo muestran la realidad de cómo gestiona marruecos los recursos del territorio que ocupa.
19 noviembre 2013

Toneladas de peces muertos arrojados al mar en el Sahara Occidental


Marruecos asegura estar llevando a cabo una gestión sostenible en las aguas del territorio que ocupa ilegalmente. Este video muestra los descartes masivos de peces muertos de un barco, en alta mar en la zona de Dajla.
19 octubre 2012

Greenpeace en su informe denuncia el expolio de los recursos naturales

En su último informe \"Multinacionales españolas en América Latina\", Greenpeace también denuncia el expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental por parte de Marruecos.
03 octubre 2009