Marruecos propone jurista para organismo no jurista de la ONU
624835759b0ff_Loukili_MAP

En medio de las disputas marítimas entre Marruecos y España sobre las costas del Sáhara Occidental, Marruecos está presionando para que un defensor de la ocupación del Sáhara Occidental se siente en un importante organismo científico de la ONU sobre las fronteras marítimas continentales.

05 mayo 2022

El Gobierno marroquí está impulsando actualmente la candidatura del profesor Miloud Loukili para un puesto en la Comisión de Límites de la Plataforma Continental. Rabat está solicitando a los Estados miembros de la ONU que apoyen su candidatura, en cartas enviadas a diferentes gobiernos, según ha podido saber Western Sahara Resource Watch.

El organismo científico de la ONU decide sobre las delimitaciones de las fronteras continentales, lo que significa que está definiendo el área exacta en la cual la plataforma continental de los diferentes países se sumerge en las profundidades en alta mar. Esto es relevante en todos los contextos donde la plataforma se prolonga fuera de la Zona Económica Exclusiva de 200 millas náuticas.

De acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, Artículo 2, cada uno de los 21 miembros de la Comisión debe ser "experto en el campo de la geología, la geofísica o la hidrografía".

El Sr. Loukili es un jurista marroquí con una larga carrera en derecho, pero sin antecedentes formales en los campos requeridos para formar parte de la Comisión. WSRW ha visto el CV del jurista, ya que ha sido enviado a los gobiernos.

Las elecciones al organismo de la ONU tendrán lugar a mediados de junio de 2022. Los actuales miembros de la comisión (que fueron elegidos por un período de cinco años en 2017) terminarán su mandato en la misma sesión. Las personas que forman parte de la Comisión con sede en Nueva York lo hacen a título personal.

Loukili es mencionado en las cartas del Gobierno marroquí como “un eminente especialista” en derecho marítimo que está “muy involucrado en el proceso multilateral vinculado a la implementación de la UNCLOS” (Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, por sus siglas en inglés).

Lo que el Gobierno marroquí no menciona es que el currículum del profesor Loukili no incluye las cualificaciones formales requeridas para formar parte de la Comisión. Lo que también se oculta es que Loukili es un defensor acérrimo de la posición del Gobierno marroquí sobre lo que él denomina “Sáhara marroquí” o “nuestro Sáhara”. Ha llamado abiertamente a concienciar sobre la posición marroquí “en todos los frentes” a nivel internacional.

En un acto organizado por el MAP, el servicio de información del Gobierno marroquí, en Rabat en 2018, afirmó que es "absolutamente necesario - y de la manera más clara - y hablo como jurista […] sensibilizar a la opinión pública internacional, en todos los frentes, en cuanto a la legalidad de la posición marroquí”.

Su participación en el evento del MAP fue natural, dijo, porque “todo lo que tiene que ver con la causa nacional no me puede dejar indiferente”. Ver toda su intervención aquí.

El artículo continúa después del video.

“Soy un jurista especializado en derecho internacional, más particularmente en Derecho del Mar. […] Y debo hoy, modestamente, dar mi contribución para iluminar a la opinión pública nacional y especialmente a la opinión pública internacional, sobre lo que está pasando en nuestro Sáhara”, afirmó Loukili.

“Marruecos considera que el territorio del Sáhara se encuentra dentro de sus auténticas fronteras, total e integralmente como parte de su territorio”. Citó al rey marroquí afirmando que “lo esencial no es cuestionar lo que la patria hace por nosotros, sino lo que hacemos nosotros por la patria”.

Estas declaraciones altamente políticas, que sugieren que el Sáhara Occidental es parte de Marruecos, son contrarias a todas las resoluciones de la ONU y los tribunales internacionales que han abordado el asunto.

La CIJ, el TJUE y la ONU tienen muy claro que Marruecos no tiene mandato legal para estar presente en el Sáhara Occidental. La última sentencia del TJUE de 29 de septiembre de 2021 volvió a establecer que Marruecos y el Sáhara Occidental son territorios “separados y distintos” según el derecho internacional, y que los tratados comerciales no pueden estar cubriendo el Sáhara Occidental sin el consentimiento explícito del pueblo del territorio, a través de su organismo representante legal, el movimiento de liberación nacional Polisario.

Las aguas del Sáhara Occidental han sido objeto de numerosas disputas, sobre todo entre Marruecos y el pueblo saharaui, pero también entre Marruecos y España.

Loukili ha señalado en un reciente artículo de la revista Marine et Océans que la Comisión de la que ahora quiere formar parte ha recibido “más de 100 reclamaciones de ampliación de la plataforma continental, entre las que se encuentran las de España, Portugal y Mauritania, todas ellas en las inmediaciones de Marruecos. Del mismo modo, con el fin de proteger la seguridad jurídica de sus intereses en la plataforma continental, en 2015 Marruecos presentó su informe a la Comisión proporcionando información preliminar e indicativa sobre la propuesta de ampliación de su plataforma continental. En junio de 2017, el reino reiteró su solicitud de ampliación de la plataforma continental a este organismo de la ONU, a la espera de la posterior presentación de un informe técnico detallado, tal y como estipula la Convención de Montego Bay."

Se sabe que el organismo científico de la ONU es muy cuidadoso protegiendo su integridad y no realiza labores en áreas donde la soberanía no se ha asentado. Haciendo referencia a las reglas de la convención, la Regla 46, la Comisión se ha mantenido alejada varias veces de dichos asuntos.

El procedimiento de elecciones se describe en el Anexo 2, artículo 3 de la convención. Para ser elegido miembro de la Comisión, se necesita una mayoría de dos tercios de los votos de los Estados miembros de la convención. Casi todos los estados miembros de la ONU son miembros de la UNCLOS.

Marruecos afirma adherirse a la UNCLOS y la Carta de la ONU, mientras continúa su ocupación ilegal del Sáhara Occidental y controla sus aguas.

“Marruecos, que es una nación marítima por excelencia dada su posición geoestratégica y sus 3.500 (sic) km de costas tanto en su fachada atlántica como mediterránea, concede gran importancia a la implementación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar”, el Gobierno marroquí escribe paradójicamente a los Estados miembros de la ONU. En realidad, Marruecos tiene una costa aproximada de 2.500 km.

El evento del MAP no es el único en el que se puede ver a Loukili participando en actos organizados por la misma agencia de propaganda de Marruecos. En 2013, en un evento para el lanzamiento de un libro sobre los prisioneros de guerra marroquíes capturados por el Polisario en el territorio ocupado después de la invasión marroquí, el Sr. Loukili es entrevistado por el MAP, afirmando que el Polisario son "terroristas" y subrayando su defensa de lo que él llama "la marocanité du Sahara".

Energía verde sucia en tierras ocupadas

¿Cómo puede estar mal desarrollar energía renovable en un mundo que necesita desesperadamente una transición verde? En el Sáhara Occidental los problemas son numerosos.

21 julio 2020

Los asuntos judiciales ante la UE

No es fácil estar al día con todos los diferentes procedimientos jurídicos relacionados con el Sáhara Occidental. Para una mayor claridad, he aquí una descripción general de los diferentes asuntos ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

28 octubre 2021

Informe: Marruecos utiliza energías verdes para adornar la ocupación

Para 2030, la mitad de la producción de energía eólica de Marruecos podría tener lugar ilegalmente en el Sáhara Occidental ocupado. Sin embargo, Marruecos se presenta como el mejor de la clase en la transición energética.

06 octubre 2021

Enel suspende el examen

La empresa italiana Enel es una de las empresas que ha adoptado exactamente el mismo enfoque que la UE de llevar a cabo "consultas con las partes interesadas" en el Sáhara Occidental, un procedimiento que ahora el Tribunal de Justicia de la UE ha declarado inválido.

05 octubre 2021