No habrá justicia climática para el Sáhara Occidental en la COP28
6571b2b412f1a_Mouloud_herder_AnetteKarlsen

Mientras líderes, empresas y la sociedad civil de todo el mundo se reúnen para las conversaciones sobre el clima en Dubai, un pueblo permanece básicamente sin representación.

09 diciembre 2023

FOTO: Antes de que se reanudara la guerra en 2020, Mouloud solía pastorear su ganado en la parte del Sáhara Occidental que no está bajo la ocupación del vecino Marruecos. “Quiero libertad para todo mi pueblo”, decía. El conflicto significa que el conocimiento de personas como Mouloud, que será fundamental para rastrear y gestionar los cambios en el clima y en el medio ambiente en caso de independencia, corre el riesgo de perderse. Los pocos saharauis que todavía practican el pastoreo ven sus movimientos limitados por el muro marroquí que dividió el Sáhara Occidental, los campos minados y las municiones sin explotar y, desde noviembre de 2020, el renovado conflicto. Foto de Anette Karlsen.

Del 30 de noviembre al 12 de diciembre, los países se reunirán en Dubai para discutir la crisis climática existencial que enfrenta el mundo. La cumbre COP28 abordará cómo el mundo puede limitar el calentamiento global, financiar la adaptación a los impactos del cambio climático y compensar a los países por las pérdidas y daños asociados a esos impactos.

Los Emiratos Árabes Unidos, que organizan esta última COP, afirman que “se esfuerzan por hacer de la COP28 la COP más accesible e inclusiva hasta la fecha al involucrarse de manera proactiva y auténtica con numerosos colectivos y grupos diversos, incluidas mujeres, personas con discapacidad, pueblos indígenas, y jóvenes, para amplificar sus voces y otorgarles un lugar en la mesa”.

Sin embargo, un grupo al que no se le concede “un lugar en la mesa” son los saharauis.

COP significa "Conferencia de las Partes" de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Sólo los estados miembros reconocidos por la ONU pueden ser Partes de la CMNUCC y signatarios del Acuerdo de París que enmarca la acción nacional y global sobre el cambio climático. Sólo las Partes de la CMNUCC y los signatarios del Acuerdo de París pueden presentar planes climáticos nacionales o “Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional” (CDN) a la Secretaría de la CMNUCC.

La ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos y su bloqueo del referéndum sobre la autodeterminación significan que el proceso de descolonización en este territorio no autónomo designado por la ONU nunca se ha completado. Como resultado, la república que crearon los saharauis (Estado miembro de la Unión Africana) aún no ha sido reconocida como Estado miembro de la ONU.

Esto, a su vez, significa que la República Saharaui no puede firmar ni ratificar ni la CMNUCC ni el Acuerdo de París y, por lo tanto, queda excluida de las negociaciones sobre el clima y efectivamente excluida de los mecanismos financieros y de gobernanza climática global. Estos incluyen mecanismos establecidos para ayudar a los países a reducir sus emisiones, adaptarse a los impactos del cambio climático y pagar por las pérdidas y daños resultantes de esos impactos. En consecuencia, el pueblo saharaui, su movimiento de liberación nacional reconocido por la ONU y la república que han establecido no pueden participar formalmente en las COP.

En cambio, Marruecos ha estado activo en el ámbito climático, organizando dos COP y estableciendo dos Autoridades Nacionales Designadas a través de las cuales puede acceder a financiamiento de fondos climáticos multilaterales. Según el sitio web Climate Funds Update, Marruecos ha recibido más de 293 millones de dólares en financiación climática de estos fondos. El Gobierno y el pueblo saharauis, por supuesto, no han recibido nada.

Para los saharauis, la injusticia del sistema de la ONU de gobernanza y financiación del cambio climático no termina ahí.

Las dos CDN de Marruecos incluyen actividades y objetivos de reducción de emisiones que dependen en gran medida del desarrollo de energías renovables en el Sáhara Occidental ocupado. Por lo tanto, para que Marruecos cumpla sus propios objetivos climáticos, necesita continuar y consolidar aún más la ocupación. Esto lleva a Marruecos a presentar planes climáticos a la CMNUCC que incluyen proyectos y cifras del territorio que mantiene bajo ocupación. Western Sahara Resource Watch ha preguntado a la CMNUCC cómo puede aceptar los informes de Marruecos sobre proyectos que se encuentran fuera de sus fronteras nacionales, en territorios ocupados. En respuesta, la CMNUCC simplemente afirma que no está en condiciones de rechazar la CDN de un país.

Como tal, la CMNUCC está respaldando efectivamente la ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos. En consecuencia, es cómplice del proyecto colonialista marroquí en un territorio no autónomo designado por la ONU, en el que la ONU tiene el mandato de facilitar la descolonización.

Como si estas contradicciones no fueran lo suficientemente malas, aceptar una CDN cuyos objetivos dependan de acciones en un territorio ocupado fuera de las fronteras de la Parte correspondiente es contrario a múltiples principios consagrados en el Acuerdo de París. Estos tienen como objetivo promover una “transición justa” lejos de los combustibles fósiles e incluyen los principios de precisión, claridad, comparabilidad y coherencia, equidad y “sostenibilidad ambiental y transparencia, incluso en la gobernanza”.

Este apoyo de facto de la CMNUCC a la ocupación del Sáhara Occidental por parte de Marruecos tiene impactos reales sobre los saharauis, en particular para aquellos que viven en los campos de refugiados en el inhóspito desierto argelino.

"Los refugiados saharauis han sido desplazados a zonas del interior del desierto donde los impactos del cambio climático son más graves que en las zonas más cercanas a la costa de las que han sido expulsados por la ocupación", afirmó Nick Brooks, investigador visitante de la Universidad de East Anglia, y especialista en cambio climático y desarrollo internacional.

Brooks explica que estos impactos diferenciales incluyen muchos más días en los que la temperatura supera los 40°C y la exposición a combinaciones proyectadas de calor y humedad a las que los seres humanos podrían no sobrevivir si el calentamiento global excede el umbral del Acuerdo de París de 1,5°C.

Incluso cuando las condiciones se vuelven más secas en esta parte del Sahara, los eventos especiales de lluvias extremas se están volviendo más intensos, aumentando el riesgo de inundaciones repentinas. Esas inundaciones devastan periódicamente los campos de refugiados y destruyen viviendas, infraestructuras, escuelas, reservas de alimentos e instalaciones médicas.

A este riesgo existencial se suman riesgos más familiares, como la creciente escasez de agua provocada por temperaturas más altas y una evaporación más intensa. La concentración de la población de refugiados saharauis en los campos de refugiados, la naturaleza frágil de la infraestructura y los recursos y finanzas limitados significan que los refugiados son mucho más vulnerables a las inundaciones de lo que serían en su tierra natal. El exilio y la sedentarización forzada también significan que la mayoría de los saharauis no pueden practicar sus medios de vida nómadas tradicionales, que evolucionaron para permitirles hacer frente a un entorno marginal y un clima desafiante.

Mientras el mundo no toma las medidas necesarias para estabilizar las temperaturas globales a un nivel que sea prácticamente manejable, el conflicto en el Sáhara Occidental está aumentando los riesgos del cambio climático y socavando la capacidad de las personas para abordar esos riesgos.

“La CMNUCC se creó para abordar –y reducir- los riesgos del cambio climático. Cuando se trata del Sáhara Occidental, las acciones de la CMNUCC son contrarias a su propósito y a los principios ampliamente aceptados de justicia climática. En la práctica, está respaldando una ocupación militar que ha aumentado la exposición y la vulnerabilidad de los desplazados por la ocupación. Se trata de privilegiar al ocupante, al tiempo que se niega a quienes son víctimas de la ocupación tanto una voz en las negociaciones sobre el clima como el acceso a apoyo que podría ayudarles a afrontar los impactos del cambio climático. El Sáhara Occidental –y la forma en que lo trata la gobernanza climática global y la arquitectura financiera representada por la CMNUCC– es un ejemplo de injusticia climática que opera a múltiples escalas”, afirmó Brooks.

“Como estándar mínimo, la CMNUCC no debería permitir que los Estados miembros de la ONU incluyan en sus CDN actividades que tengan lugar fuera de sus fronteras internacionales, particularmente en territorios ocupados. La COP28 debería cuestionar, no respaldar, este comportamiento, pero esto es poco probable mientras los pueblos ocupados sigan excluidos de las negociaciones. Tal como está construido el sistema ahora, es poco probable que haya justicia climática para los saharauis”, afirmó Brooks.

Western Sahara Resource Watch y otras 101 ONGs internacionales hicieron el 28 de noviembre de 2023 un llamamiento a la CMNUCC y a los Estados participantes en la COP28. Lea el comunicado aquí. 

Ya que estás aquí....

El trabajo de WSRW se lee y se usa más que nunca. Trabajamos de forma totalmente independiente y en gran medida de manera voluntaria. Nuestro trabajo requiere tiempo, dedicación y agilidad. Lo hacemos porque creemos que es importante, y esperamos que tú también lo creas. Buscamos donantes mensuales que puedan apoyar nuestro trabajo. Si contribuyes con 3€, 5€, 8€ mensuales... o lo que pudieras aportar, el futuro de WSRW estaría mucho mejor asegurado. Aquí puedes configurar rápidamente una contribución mensual a WSRW. 

Los saharauis protestan contra el ecoblanqueo de Marruecos

La sociedad civil saharaui expresa su preocupación por los gigaplanes de energía renovable de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado durante la cumbre climática COP28 y ante el relator especial de la ONU.

12 diciembre 2023

El Sáhara Occidental exige un asiento en la mesa sobre el clima

La república del Sáhara Occidental expresa su deseo de ser incluida en la gobernanza climática liderada por la ONU.

05 septiembre 2023

COP22, escenario de negocio sobre plantas solares en el Sahara ocupado

Marruecos ha elegido a la compañía saudí ACWA Power para desarrollar 100 MW de energía solar en el Sahara Occidental ocupado. El trato fue sellado en la Conferencia sobre el Clima de las Naciones Unidas, COP22.

19 noviembre 2016

COP22: Ban Ki-Moon abordó la propaganda marroquí con UNFCCC

El portavoz del Secretario General de las NNUU dijo hoy que los mapas erróneos que reflejaban al Sahara Occidental como parte integrante de Marruecos en el sitio COP22.ma se habían presentado para su estudio a la organización de las NNUU para el clima, UNFCCC. Entretanto, los organizadores de la COP22 siguen haciendo propaganda de la ocupación marroquí.
10 noviembre 2016