Engie ignora el derecho internacional una y otra vez
64f6f983eb086_ENGIE_google_satelite_05.09.2023

En todos los estudios de impacto, relaciones con el Gobierno marroquí y sus socios y un reciente anuncio de la llegada de molinos de viento al Sáhara Occidental ocupado, Engie ha mostrado un total desprecio por el enfoque de la ONU en el conflicto.

29 septiembre 2023
Publicado en LinkedIn el 11 de agosto de 2023 [descagar

"Grandes noticias para nuestra Dakhla Wind Energy Company (DAWEC) en #Marruecos", escribió la empresa francesa ENGIE en LinkedIn el 11 de agosto de 2023.

Mientras la empresa está instalando 72 MW de molinos de viento para una planta desalinizadora, anunció que está “ayudando a Marruecos a reducir el estrés hídrico y lograr la neutralidad de carbono”.

No se menciona el hecho de que el programa de desalinización de Dajla no se está aplicando en absoluto en Marruecos, sino en el Sáhara Occidental ocupado.

En la misma publicación de las redes sociales, la compañía anunció que estaba en camino un envío de molinos de viento, suministrados por Envision Energy de China. Western Sahara Resource Watch (WSRW) publicó el 15 de septiembre imágenes la llegada de este primer barco a Tenerife, donde se ven los molinos en tránsito antes de ser enviados al territorio ocupado. El 25 de septiembre llegó al territorio el primer barco con componentes de molinos de viento.

El artículo de Engie también muestra que en el territorio ya se han completado los cimientos de los molinos de viento. Esto puede confirmarse con nuevas imágenes de satélite de Google, que muestran la ubicación a 130 kilómetros al norte de Dajla. 

WSRW ha planteado una serie de preguntas a Engie que aún no han sido respondidas. La principal preocupación es por qué Engie cree que tiene derecho a celebrar acuerdos con Marruecos para una planta desalinizadora en el Sáhara Occidental, considerando que Marruecos no tiene mandato legal para estar en el territorio ocupado, y que el pueblo saharaui tiene el derecho reconocido internacionalmente a la autodeterminación.

En su carta a WSRW del 13 de abril de 2021, Engie escribió que “Desde el comienzo de las discusiones, los principales bufetes de abogados han realizado dos análisis jurídicos; se ha realizado un estudio de impacto social y ambiental, así como la consulta a las comunidades locales por la que usted hoy nos cuestiona y nos ha solicitado. Todos estos análisis fueron realizados por firmas externas, reputadas y conocidas por su conocimiento y experiencia en el campo de las empresas y los derechos humanos”.

WSRW puede revelar hoy lo que creemos que es el estudio de impacto ambiental hasta ahora inédito en el que se basa el proyecto. Es sorprendentemente pobre en todos los aspectos jurídicos.

El estudio se puede descargar aquí. 

El estudio fue completado en 2017 por el Ministerio de Agricultura de Marruecos y lleva el nombre de “Étude de Structuration et de Dévolution du Project de Mise en Gestion Deléguée du Service de l'Eau d'Irrigation par Dessalement dans la zone de Dakhla. - R5 : Étude cadre d’impact sur l’environnement" (Estudio de Estructuración y Devolución del Proyecto de Gestión Delegada del Servicio de Agua de Riego por Desalación en la zona de Dajla. - R5: Estudio marco de impacto ambiental).

La empresa francesa BRL Ingénierie de Nîmes recibió el encargo de realizar las obras. El proyecto de desalinización forma parte de la “estrategia de desarrollo de las Provincias del Sur”. El documento aplica esta terminología repetidamente. 

Todo el capítulo jurídico del estudio de impacto ambiental parte de que el Sáhara Occidental forma parte de Marruecos. No aborda, en absoluto, la naturaleza jurídica del territorio en el que se ubica el proyecto, ni quién podría ser el legítimo propietario del territorio en general o del área específica donde se construye la infraestructura.

El informe está dividido en 5 capítulos: 
"- Revisión del marco legal, administrativo y regulatorio aplicable al proyecto,

- Descripción del proyecto y análisis de posibles alternativas,

- Descripción y caracterización del estado inicial del medio ambiente,

- Identificación de riesgos de impacto ambiental y social

- Síntesis y conclusión sobre los potenciales impactos ambientales."

El informe concluyó que “no se han identificado impactos socioeconómicos negativos que requieran compensación”. 

Al mismo tiempo, y sin hacer ninguna valoración sobre el hecho de que el territorio está bajo ocupación, presenta una explicación sorprendentemente unilateral de lo que debe considerarse una consecuencia horrible para los saharauis. Esta sección merece una cita detallada (nuestra traducción):

Esta zona todavía bastante virgen del municipio será considerablemente desarrollada y utilizada. Por lo tanto, un proyecto de este tipo estimulará la región y probablemente atraerá a nuevos residentes en busca de trabajo. […] Por lo tanto, un proyecto de esta escala puede aumentar considerablemente la población del municipio. Es imperativo tener en cuenta este punto para planificar todas las medidas de planificación adecuadas ante tal aumento demográfico. […] El impacto es duradero y puede considerarse positivo, en la medida en que la nueva dinámica de la región puede verse favorecida por el asentamiento de nuevos habitantes. […] Del mismo modo que el emplazamiento generará numerosos puestos de trabajo, el funcionamiento de la desaladora y del parque eólico requerirá la contratación de personal de muy diversa cualificación: personal de operación (ingenieros, técnicos, etc.), mantenimiento o incluso monitoreo del sitio. Finalmente, las instalaciones agrícolas serán la principal fuente de empleo del municipio. Las medidas de seguimiento recurrirán también a equipos locales especializados (seguimiento de la calidad del agua, campañas de pesca experimental, etc.). El impacto es positivo y permanente, siempre y cuando la actividad siga siendo sostenible. El impacto tendrá repercusiones tanto a nivel local como regional.

En otras palabras, el estudio de impacto ambiental, que no tiene en cuenta los aspectos jurídicos aplicables (al contrario de lo que afirma haber hecho), considera la afluencia de colonos marroquíes como algo positivo.

El estudio medioambiental de BRL ubica erróneamente el proyecto en Marruecos. El mapa de Marruecos no coincide con los mapas de la ONU.

En la misma serie de informes del Gobierno marroquí que la evaluación de impacto ambiental del proyecto, se incluye un estudio técnico que se completó en septiembre de 2017. Este también aparentemente está escrito por la consultora francesa BRL Ingénierie y muestra la misma falta de competencia en geografía. Sus mapas no están en línea con los de las Naciones Unidas, como el que se muestra a continuación. 

Otro informe técnico de “edición provisional” de 95 páginas del 30 de septiembre de 2019, hasta hoy inédito, patrocinado por Engie y Nareva, detalla más los planes.

El propósito de este estudio fue investigar el fondo marino en el lugar donde se ubicarán las tuberías para el suministro de agua de entrada a la planta desalinizadora, así como el lugar para la descarga de agua. El estudio se llevó a cabo en este lugar. El informe fue encargado por el consorcio Engie/Nareva a BET RGC Ingénierie, que llevó a cabo estudios en 28 ubicaciones diferentes, del 23 al 30 de agosto de 2019.


Un conjunto de mapas agrícolas está disponible en cuatro versiones a partir de 2017: general, satélite, zoom, satélite de infraestructura. 

Por último, la empresa italiana encargada de diseñar y construir la desaladora, Fisia Italimpianti S.p.A, tampoco parece tener idea de la naturaleza del terreno donde se construye la instalación.

Fisia dibuja un mapa detallado de la instalación. El documento se llama “Layout with Fisia Office and Laydown”. 

Un artículo [descarga] publicado en la web de Fisia y en los informes anuales de Fisia de 2021 y 2022 sitúa el proyecto en "Marruecos". Según el informe de 2021, el contrato se concluyó a finales de 2020, mientras que el informe de 2022 explica que el contrato tiene un valor de 99,6 millones de euros. 

WSRW obtuvo un borrador reciente del contrato entre Fisia Italimpianti S.p.a. y Dakhla Water & Energy Company (el consorcio Engie/NAREVA) "para la construcción llave en mano del proyecto de desalinización de Dajla llevado a cabo en Dajla, Marruecos".

El documento afirma que el término "Ley aplicable" significa las leyes "emitidas por cualquier autoridad marroquí que tenga jurisdicción sobre la materia", que Fisia debe "hacer sus mejores esfuerzos para emplear mano de obra marroquí y subcontratistas marroquíes con el fin de realizar esa parte de las obras que se realizan dentro del país, y procurar que sus subcontratistas empleen mano de obra marroquí...", y que "el contratista debe dar prioridad a nacionales marroquíes cualificados". No se menciona el hecho de que la construcción se está realizando fuera de las fronteras internacionales de Marruecos, en el Sáhara Occidental ocupado.

De manera no irónica, hay un párrafo en el borrador del contrato de Fisia sobre "Fuerza Política Mayor" que establece que esto podría incluir "invasión, conflicto armado o acto de un enemigo extranjero [...] que ocurra en Marruecos". La paradoja es, por supuesto, que el proyecto está ubicado en uno de los pocos lugares del mundo que la Asamblea General de la ONU ha definido como “bajo ocupación”.

Western Sahara Resource Watch y la asociación francesa APSO escribieron a Engie el 11.01.2019 y el 09.12.2020. Engie respondió el 13.04.2021. WSRW envió una nueva carta el 17.05.2021 y el 22.05.2023, que todavía no ha obtenido respuesta. Se enviaron cartas a Engie, Fisia y BRL Ingénierie el 22.09.2023. Engie escribió a WSRW el 28.09.2023, pero la empresa no contestó a las preguntas planteadas. Ni Fisia ni BRL han respondido a WSRW. 

 

Ya que estás aquí....

El trabajo de WSRW se lee y se usa más que nunca. Trabajamos de forma totalmente independiente y en gran medida de manera voluntaria. Nuestro trabajo requiere tiempo, dedicación y agilidad. Lo hacemos porque creemos que es importante, y esperamos que tú también lo creas. Buscamos donantes mensuales que puedan apoyar nuestro trabajo. Si contribuyes con 3€, 5€, 8€ mensuales... o lo que pudieras aportar, el futuro de WSRW estaría mucho mejor asegurado. Aquí puedes configurar rápidamente una contribución mensual a WSRW. 

Los molinos de viento pasaron desapercibidos para la compañía naviera

Un barco controlado por Noruega está descargando aerogeneradores chinos en las Islas Canarias. Grieg Maritime afirma que sus protocolos no detectaron que los molinos iban a instalarse en el Sáhara Occidental ocupado.

13 octubre 2023

WSRW pide a Engie que publique el estudio de Global Diligence

WSRW solicita por carta que la controvertida evaluación que Global Diligence realizó sobre el Sáhara Occidental ocupado para un proyecto que empleará a miles de colonos marroquíes sea publicada por la empresa francesa Engie.

13 octubre 2023

16 empresas precalificadas para concurso eólico en el Sahara

El plan de desarrollo eólico del gobierno marroquí en el Sahara Occidental ocupado ha atraído el interés de 16 empresas internacionales, cuatro de ellas españolas.
10 julio 2013

“La feria alemana no debería promocionar a Azura”

Organizaciones jurídicas alemanas e irlandesas piden a Messe Berlin que descarte a Azura, el polémico productor de tomates.

15 septiembre 2019