Siemens Gamesa llega a nuevo gran acuerdo en el Sáhara ocupado

«Condenamos a Siemens Gamesa por su falta de respeto a los derechos humanos básicos», afirmó Western Sahara Resource Watch, pidiendo a los inversores que pongan fin a los procesos de participación en curso y excluyan a la compañía de sus carteras. La empresa ha vuelto a firmar un importante contrato para lo que denomina «Sur de Marruecos».

02 noviembre 2020

Han pasado más de ocho años desde que Siemens emitió por primera vez un comunicado de prensa sobre un contrato para la construcción de infraestructura energética en el Sáhara Occidental ocupado; la empresa describió el territorio como «Sur de Marruecos».

Ahora, lo ha vuelto a hacer. En nota de prensa de principios de septiembre [o descargue], Siemens Gamesa Renewable Energy (SGRE) anunció que había recibido un nuevo pedido masivo para el suministro de molinos de viento a un proyecto en el territorio operado por una empresa propiedad del rey marroquí. Y al igual que en 2012, SGRE interpreta el Sáhara Occidental como parte integrante de Marruecos.

«Durante ocho años, los propietarios de Siemens han tratado de convencer a la empresa de que apoye los principios del derecho internacional y respete el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Este último contrato y comunicado de prensa ilustran con pesar que la empresa no ha mostrado ninguna mejora en sus prácticas comerciales o no han entendido que están operando en tierras ocupadas, fuera de las fronteras internacionales de Marruecos”, declaró Sylvia Valentin, presidenta de Western Sahara Resource Watch.

El nuevo acuerdo cubre el "suministro, transporte, instalación, puesta en marcha y pruebas de 87 unidades del aerogenerador SG 3.4-132 y un contrato de servicio de 5 años" para lo que la empresa denomina "el parque eólico de Boujdour, ubicado en el Sur de Marruecos".

Boujdour es una ciudad situada a lo largo de la costa media de la parte del Sahara Occidental que está bajo la ocupación militar de Marruecos desde 1975. Desde que Siemens participó por primera vez en el territorio ocupado, el Tribunal de Justicia ha concluido en cuatro fallos que el Sahara Occidental y Marruecos son territorios "separados y distintos", y que los acuerdos comerciales con Marruecos no pueden aplicarse al Sáhara Occidental.

WSRW es consciente de que varios inversores han estado solicitando a Siemens respuestas al respecto. El problema se ha abordado en varias juntas generales de accionistas y ha sido objeto de correspondencia de WSRW con la empresa durante siete años.

"Instamos a todos los inversores que han intentado involucrar a Siemens en el asunto a que excluyan a la empresa. Después de la controversia sobre los suministros de Siemens a Crimea, WSRW esperaba que la empresa hubiera mostrado una mayor sensibilidad hacia los derechos humanos y el derecho internacional. Pero este último contrato y el enfoque sobre el estado del territorio demuestran que la empresa no ha avanzado ni un ápice en su comprensión de la responsabilidad corporativa. Ha llegado el momento de que los inversores globales detengan los procesos de compromiso con Siemens y desinviertan. Hay una falla fundamental en el enfoque de la empresa hacia los UNGP, los derechos humanos y la debida diligencia. Los bancos e inversores internacionales que se guían por pautas de derechos humanos, no pueden colocar dinero en una empresa que fundamentalmente no está preocupada por tales preocupaciones ", afirmó Valentin.

Siemens nunca ha obtenido el permiso del pueblo saharaui para operar en el Sáhara Occidental, sino que afirma estar "consultando" a las partes interesadas locales, que son todos los organismos marroquíes en el territorio.

«Desde el día 1, SGRE se ha comprometido exclusivamente con Marruecos. Condenamos enérgicamente a Siemens por apoyar tan abiertamente la anexión de Marruecos tanto en términos de desarrollo de infraestructura en tierras ocupadas, como por ofrecer reconocimiento político de las reclamaciones ilegales de Marruecos. Los inversores deberían llamar la atención de Siemens. La empresa no ha mostrado ninguna intención de respetar los derechos de los saharauis. Después de todos estos años de participación de los inversores, está claro que la empresa todavía no tiene idea de en qué país están invirtiendo y que la población del Sáhara Occidental tiene que dar su consentimiento. Su argumentación sobre ‘Beneficios’ para el Sáhara Occidental es un insulto para los saharauis y ha sido juzgado como irrelevante por el Tribunal de Justicia de la UE (artículo 106)”, afirmó Valentin.

El parque eólico de Boujdour es parte del Proyecto Integrado de Energía Eólica de Marruecos, que prevé la instalación de 850 MW de energía eólica en cinco parques. Tres de esos parques están en Marruecos propiamente dicho, mientras que dos están en el Sáhara Occidental ocupado: en Boujdour y en Tiskrad, cerca de El Aaiún. Estos dos parques entregarán la mitad de la capacidad planificada del Proyecto. Originalmente, la planta de Boujdour se conceptualizó para tener una capacidad de 100 MW, mientras que Tiskrad se puso en 300 MW. Parece que eso se ha revertido, ya que la granja de Boujdour tendrá una capacidad total de 300 MW.

La construcción del parque está en manos de la italiana Enel Green Power, en asociación con Nareva Holding, una empresa de energía marroquí que es propiedad total del rey marroquí.

Desde 2015, el Tribunal de Justicia de la UE ha dictaminado repetidamente que Marruecos no tiene soberanía sobre el Sáhara Occidental, ni mandato internacional para administrarlo. Los Servicios de Investigación del Bundestag calificaron al Sáhara Occidental como territorio ocupado y consideraron que la política de asentamientos de Marruecos en el territorio corrobora una violación de la Convención de Ginebra. Como tal, allí se aplica el derecho internacional humanitario. Es esta situación la que Siemens Gamesa está contribuyendo a mantener.

Literalmente, todos los parques eólicos del Sáhara Occidental ocupado están equipados con molinos de viento de Siemens. A pesar de cada vez más preguntas de los accionistas, la empresa de ingeniería alemana sigue esquivando preguntas sobre la legalidad de sus actividades en el territorio.

Aquí están las personas a las que Siemens no dirige la palabra

Hoy, refugiados del Sahara Occidental organizaron una manifestación contra las compañías energéticas Siemens y Enel. Estas dos compañías se niegan a acatar las exigencias de las NNUU por las que deberían pedir el consentimiento de los saharauis si pretenden construir molinos para Marruecos en su tierra ocupada.
06 noviembre 2016

Informe – La energía verde marroquí usada para el expolio del Sahara

Una parte en aumento de los proyectos se producen en los territorios ocupados del Sahara Occidental y se usan para el saqueo de sus minerales. Esto es lo que documenta el nuevo informe de WSRW.

02 noviembre 2016

Los refugiados saharauis contra la actuación de Siemens en el S.O.

Ayer, saharauis de los campamentos se congregaron para protestar contra Siemens, que está desarrollando para el Gobierno marroquí la infraestructura energética en el Sahara Occidental.

28 septiembre 2016

Siemens y Enel construirán parques eólicos en tierras ocupadas

La empresa germano-danesa Siemens Wind Power y la italiana Enel Green Power han ganado en Marruecos el concurso para la construcción de cinco parques eólicos. No obstante, dos de los parques planificados se encuentran fuera de Marruecos y dentro del Sáhara Occidental ocupado. WSRW les había advertido que se abstuvieran de participar en dicho concurso.

26 diciembre 2015